MunDandy

MunDandy

Favoritos

12 capitales antillanas que verás de buena gana

Grenada_16

Quienes me hayan seguido en algún momento durante los aproximadamente diez años que llevo en el noble arte de bloguear, probablemente hayan notado en cierta manera la debilidad que siento por las Pequeñas Antillas, esas islitas que se despliegan poco a poco desde sus hermanas mayores como si de las cuentas de un collar se tratase. No, no os voy a dar de nuevo la barrila sobre cuales de ellas son mis favoritas, ni sobre sus afamadas playas, ni siquiera sobre la valía de su patrimonio natural, que es mucha. Esta vez nos centraremos en su patrimonio cultural, que, aunque frecuentemente pasa desapercibido, no se queda atrás.

¿Cómo? ¿Qué hay gente que viaja al Caribe y obvia el hecho de estar las veinticuatro horas del día tumbada al sol para dedicar un tiempo a la cultura local? Pues todavía quedan algunos frikies en ese aspecto, entre los que nos sentimos orgullosos de incluirnos. Ya mencionamos lateralmente este tema cuando hablamos de las fortificaciones caribeñas en general, pero en este post vamos a concretar algo más y nos referiremos a las capitales de las Antillas Menores. Localidades que suelen pasar desapercibidas para la inmensa mayoría de los visitantes, pero que en nuestra opinión tienen bastante que aportar culturalmente hablando.

Sirva esta relación como homenaje a unas poblaciones que frecuentemente quedan relegadas al papel de puerta de acceso. Dadles una oportunidad y seguro que no os decepcionarán.

Curacao_03

Willemstad (Curaçao): Para muchos la capital más atractiva de las Antillas Menores, los orígenes de Willemstad se remontan a la primera mitad del siglo XVII. Fue entonces cuando se fundó Punda, asentamiento al que sus creadores neerlandeses denominaron De Punt. Junto al vecino Otrobanda, situado al otro lado de la bahía de Santa Ana, formaron el germen alrededor del cual se desarrolló la ciudad. Destaca ésta tanto por su colorido como por el hecho de albergar diversos monumentos históricos, entre ellos la sinagoga más antigua de América.

Dominica_08

Roseau (Dominica): Con aproximadamente quince mil habitantes, Roseau es la localidad más poblada en el estado de Dominica. Situada sobre un antiguo asentamiento caribe, su origen parece ser francés y se establece a finales del siglo XVI o comienzos del siglo XVII. Sin embargo, fueron los británicos quienes trasladaron aquí la capitalidad, hasta entonces en la población de Portsmouth, situada al norte de la isla. Destruida en diversas ocasiones por incendios y huracanes, aún mantiene diversos ejemplos de arquitectura colonial francesa.

Tobago_14

Scarborough (Tobago): Algo más poblada resulta Scarborough, que se sitúa en torno a los veinticinco mil habitantes. Dominada por el magnífico Fort King George, se convirtió en capital de Tobago durante la segunda mitad del siglo XVIII, en sustitución de Georgetown. En la actualidad es sede de las más importantes instituciones de la isla de Tobago, entre ellas la Asamblea o el Gobierno local.

SintMaarten_03

Philipsburg (San Martín): Situada en la zona sur de la isla de San Martín, Philipsburg es una de las dos capitales que tiene esta isla atípica. Concretamente lo es de su zona neerlandesa, mientras que la capitalidad de la zona francesa la ostenta Marigot. Philipsburg debe su nombre al escocés John Philips, que la fundó en la segunda mitad del siglo XVII. Restos de dos fortificaciones anteriores aún se mantienen cerca de la ciudad, que actualmente cuenta con una población de aproximadamente mil trescientos habitantes.

SanVicente_06

Kingstown (San Vicente): No confundir con Kingston, capital de Jamaica. Lejos de la masificación e incluso peligrosidad que se le supone a ésta, la capital del asimétrico estado de San Vicente y las Granadinas es una ciudad encantadora. Fue fundada por colonos franceses durante la primera mitad del siglo XVIII y su jardín botánico, de ese mismo siglo, es probablemente el más antiguo de América. Hasta William Bligh, capitán del famoso Bounty, trajo semillas de árbol del pan desde Oceanía para plantarlas en él.

SaintBarthelemy_01

Gustavia (Saint Barthélemy): La capital de Saint Barthélemy es una población completamente atípica en su entorno. Ello se debe al hecho de haber sido fundada por suecos, tras haberse hecho éstos con el control de la isla a finales del siglo XVIII. Cuenta en la actualidad con una población de unos dos mil quinientos habitantes, repartiéndose el espacio disponible entre tres antiguos fuertes que protegen una recoleta bahía.

Aruba_001

Oranjestad (Aruba): Capital de la isla de Aruba desde finales del siglo XVIII, Oranjestad debe su denominación a Guillermo de Orange, artífice de la independencia de los Países Bajos. Cuenta con cerca de treinta mil habitantes en la actualidad y, aunque su arquitectura colonial no resiste la comparación con la vecina Willemstad, se trata de una ciudad tranquila y agradable. Curiosamente, sus vecinos, la mayoría de los cuales se expresan en papiamento, se refieren a ella simplemente como Playa en el idioma local.

SantaLucia_11

Castries (Santa Lucía): Fundada por los franceses a mediados del siglo XVII, Castries conserva poco de su original arquitectura colonial, pues ha sido arrasada por el fuego en varias ocasiones desde entonces. Incluso así, paseando por sus calles es posible admirar diversos edificios del siglo XIX, que resisten en un atractivo emplazamiento. A destacar la catedral, que es la iglesia más grande del Caribe, así como otras edificaciones que se sitúan en la plaza dedicada a Derek Walcott, premio nobel de literatura en 1992.

Barbados_04

Bridgetown (Barbados): Junto con Willemstad, Bridgetown es la única población de las Antillas Menores que ha sido declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Fue fundada por los británicos en la primera mitad del siglo XVII y desde entonces ha acumulado diversas edificaciones históricas de interés. Entre ellas, hay que mencionar el Parlamento, la catedral católica de San Patricio y la catedral anglicana de San Miguel.

Antigua_24

Saint John’s (Antigua): Asimismo fundada durante la primera mitad del siglo XVII, la capital de la isla de Antigua cuenta con algo más de veinte mil habitantes en la actualidad. Está considerada la ciudad más cosmopolita de las Antillas Menores y la dominan las torres gemelas de su catedral. Al menos cinco pequeñas fortificaciones protegen la bocana de su puerto, vestigios de épocas pasadas en las que incluso el almirante Nelson pasó un tiempo en la ciudad.

SaintKitts_08

Basseterre (Saint Kitts): De origen francés, Basseterre llegó a ser la capital de todas las posesiones francesas en las Antillas poco después de su fundación. Ocurrió ésta en la primera mitad del siglo XVII y desde entonces la historia de esta ciudad ha tenido tintes casi trágicos. Varias veces destruida por guerras, fuego y huracanes, ha renacido una y otra vez de sus cenizas. En la actualidad, es una agradable población de unos quince mil habitantes, que apela tanto a su pasado francés como al británico, como lo demuestra su curiosa torre del reloj.

Grenada_26

Saint George (Granada): Y terminamos con la que para nosotros es la capital más encantadora de las Antillas Menores, con permiso de Willemstad. Ubicada en una resguardada bahía al suroeste de la isla de Granada, Saint George fue fundada por los franceses a mediados del siglo XVII. Tras pasar a manos inglesas, se convirtió en la capital de la colonia británica de las islas de Barlovento a finales del siglo XIX. Numerosas huellas de su pasado han llegado hasta nuestros días, desde el magnífico Fort George, que domina la ciudad, hasta el edificio del Parlamento de Granada, pasando por diversos templos que incluyen la catedral católica y la iglesia anglicana. Pero lo más destacado de Saint George es ese ambiente caribeño que se pone de manifiesto especialmente en agosto, cuando se celebra un festival que conmemora la emancipación de los esclavos antillanos.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete