MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Alamut (por Jorge Sánchez)

AlamutJorge_01

No es difícil alcanzar el antiguo castillo del “Viejo de la Montaña” (Hassab bin Sabbah) desde Teherán. Un autobús te deja en Kazvin en un par de horas y allí hay taxis compartidos que te depositarán en el pueblo justo a las faldas de la montaña en cuyo pico se halla la famosa fortaleza que fue descrita por Marco Polo. Los nativos conocen el lugar como el castillo de Hassav bin Sabbah, aunque en el letrero de los taxistas está escrito en inglés “Hasan Sabbah Castle 106 kilometers”. Eso sí, es muy justo regresar a Teherán el mismo día si se quiere visitar con propiedad el castillo (o más bien sus ruinas) y disfrutar de sus alrededores; es mejor planear pasar esa noche en algún hotel de la zona, que fue lo que yo al final acabé haciendo.

AlamutJorge_02

El precio para ingresar en el castillo es 6 veces más caro para un extranjero que para un iraní. Vi como los locales pagaban 25.000 riales, mientras que yo satisfice 150.000. La vista de la montaña desde abajo recuerda a la del peñón de Gibraltar, actualmente ocupado por los ingleses. Me tomó una media hora ascender a él. Los escalones finales son muy empinados y debía hacer paradas con frecuencia para tomar aliento (los años empiezan a pesar). Me encontraba a una altitud de aproximadamente 2.200 metros sobre el nivel del mar. Había allí una decena de obreros, quienes me contaron que en un próximo futuro el castillo será reconstruido imitando al anterior, que fue destruido por los mongoles a mediados del siglo XIII.

AlamutJorge_03

La llegada decepciona, ya no hay castillo ni fortaleza, tan solo los fundamentos más una zona cubierta con toldos que estaba siendo reparada. Lo mejor de la visita es la fabulosa vista sobre el valle de Alamut y los Montes Elburz. Yo tenía otras expectativas pero no me defraudó del todo y no lamenté el haber viajado allí. Había estudiado que el Viejo de la Montaña fue un reformador religioso ismaelita (una secta del chiísmo) que se erigió en jefe de los conocidos como hashshashin, debido a que a sus seguidores el Viejo de la Montaña les suministraba hachís. También fueron conocidos como la secta de los “asesinos” pues los adeptos eran enviados a asesinar a algún mandatario político.

AlamutJorge_04

Se duda mucho acerca de la veracidad del relato de Marco Polo, pues es imposible que visitara el lugar y todavía menos el que conociera al Viejo de la Montaña, pues décadas antes de su supuesta visita ya había muerto y la fortaleza arrasada. Marco Polo describe el castillo y unos jardines ocultos donde se drogaba con hachís a los sectarios y se les hacía creer que estaban en el paraíso. No me quedé más de media hora admirando el lugar. Tuve suerte al encontrarme allí arriba con un francés que había alquilado un jeep con un chófer, y acordé compartir los gastos para que me llevara con él a una aldea de las montañas, donde cenaríamos y nos alojaríamos en una casa local perteneciente a unos amigos iraníes. Al día siguiente me depositaría con su auto a orillas del mar Caspio.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete