MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Anfiteatro de Durres (por Jorge Sánchez)

AnfiteatroDurresJorge_01

Viajé por primera vez a Albania en el año 1995. En esos tiempos se necesitaba visado, que me lo concedieron en Estambul en el mismo día. Cuando crucé en autobús desde Grecia a Albania los agentes de emigración albaneses se asombraron de ver a un turista individual, algo raro para ellos. Esa noche no pude llegar a Tirana y me quedé a dormir en Pogradec, a orillas del lago Ohrid, fronterizo con Macedonia. Tras unos días descubriendo el país, debía regresar a España y para ello elegí tomar un ferry desde Durres a Bari, en Italia.

AnfiteatroDurresJorge_02

Durres no es una ciudad muy grande; apenas supera los 100.000 habitantes, o menos de la mitad de mi pueblo, Hospitalet de Llobregat, en España. Por ello la recorrí prácticamente toda a pie. En mi deambular al azar por sus calles me “tropecé” con el anfiteatro romano, pero no me causó ninguna impresión favorable y apenas le presté atención pues me pareció abandonado, con niños y perros jugando en su interior. Era relativamente grande, con capacidad para unas 20.000 personas; sin embargo no había letreros informativos, ni verjas o guardianes que protegieran esas ruinas y sus mosaicos de casi 2.000 años de antigüedad, por lo que cualquier gamberro podría cometer actos vandálicos (desde que en el año 1996 propusieron su candidatura a la UNESCO, ya han colocado rejas a su derredor y han mejorado la presentación, por lo que estoy seguro que hoy esas ruinas sí que deben impresionar favorablemente).

AnfiteatroDurresJorge_03

Ese día, lo que más me sedujo de esas ruinas fue su situación cercana al mar Adriático. Cuando llegó la hora abordé mi ferry hasta Bari.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete