MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Bérgamo (por Jorge Sánchez)

BergamoJorge_01

Fue esta una muy grata visita de un día nada más, pues al siguiente debía tomar el avión de regreso a Barcelona, en España. Enseguida comprobé que la ciudad estaba dividida en dos partes: la llamada Città Bassa (Ciudad Baja) y la Città Alta (Ciudad Alta). Yo había llegado en autobús a la Ciudad Baja, que no estaba mal, pero no era nada especial. Otra cosa muy distinta fue la Ciudad Alta, a la que se accedía mediante un funicular.

BergamoJorge_02

Una vez arriba, tras las murallas venecianas, me quedé estupefacto al admirar la belleza de esa parte amurallada de Bérgamo. Era una encantadora ciudadela medieval con una historia milenaria (en el siglo V fue destruida por Atila). Sus dimensiones eran moderadas por lo que en unas pocas horas se podía visitar a conciencia. En el centro se hallaba la Piazza Vecchia, donde se ubicaba el Palazzo della Ragione más una fuente muy atractiva con figuras de mármol representando esfinges, leones y serpientes.

BergamoJorge_03

La catedral de Sant’Alessandro era otro de los muchos sitios maravillosos que ofrecía Bérgamo, así como la Basílica di Santa María Maggiore. Por todas partes había mapas de la ciudad más letreros donde se explicaba en italiano y en inglés los lugares de mayor interés turístico. Tanto me sedujo Bérgamo que para celebrarlo me quedé allí a comer en la Plaza Vieja un plato de polenta con mortadela de Bolonia, más una jarra de buen vino de Chianti y, finalmente, un caffè ristretto.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete