MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Košice (por Jorge Sánchez)

KosiceJorge_01

Visité Košice durante medio día un frío mes de enero. Desde la estación de trenes caminé hasta la Oficina de Información, sita en una plaza céntrica, justo enfrente de la catedral católica. Allí me dieron un mapa de la ciudad y varios folletos turísticos. Por ellos averigüé que lenticular significa en forma de lenteja, y es la forma convexa que tienen las tres calles céntricas de la ciudad de Košice. También en esa oficina aprendí que Košice es la segunda ciudad más grande de Eslovaquia (la población es de aproximadamente un cuarto de millón de habitantes) y data del siglo XIII, cuando estuvo amurallada y pertenecía a Hungría.

KosiceJorge_02

Tras echar un vistazo a todo el material que me proporcionaron, enseguida me apercibí que todo lo interesante e histórico de Košice se hallaba cercano a esa plaza, a lo largo de la calle principal, que en eslovaco se llamaba Hlavna Ulica, y sus dos calles adyacentes (las que forman la lenteja). Al salir, crucé la calle para ver la catedral, que estaba advocada a Santa Isabel. La visité por dentro y por fuera, por delante y por detrás, sin olvidarme de comprar un cirio al monaguillo del párroco. A continuación entré en la capilla de San Miguel, que se hallaba al lado. Esa catedral es de estilo gótico, fue fundada durante los siglos XIV y XV y es la más grande del país.

KosiceJorge_03

De pronto, cuál no sería mi grata sorpresa al encontrar una concha metálica en el suelo: ¡la ciudad de Košice era jacobea! Me dio alegría ver esas conchas, que me son tan familiares de los muchos caminos a Santiago de Compostela que he recorrido a pie como peregrino. Durante unas cuatro horas exploré las tres calles que forman la lenteja, deteniéndome frente al teatro estatal y su famosa fuente, haciendo fotos a la estatua de la Inmaculada y a las casas palaciegas de estilo neobarroco, a monumentos varios, etc., y cuando vi un bar que utilizaba un sistema tradicional de fabricar la cerveza, hice una pausa, entré y pedí una jarra de medio litro que me bebí con fruición en un periquete. A media tarde di por concluidas mis visitas y me marché satisfecho a viajar a otra parte.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete