MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Los Katíos (por Jorge Sánchez)

LosKatiosJorge_01

Venía de cruzar a pie parte de la Jungla del Darién con ayuda de los indios de las islas de San Blas. Al llegar a la primera población colombiana, Capurganá, ya estaba cerca del territorio del Parque Nacional de Los Katíos. Tras presentar mi pasaporte en el corregimiento del DAS me dirigí en una lancha al río Atrato y en una de sus aldeas pasé la primera noche. Para desplazarse no había carreteras por la jungla, tan solo lanchas o canoas.

LosKatiosJorge_02

Ese día disfruté de la exuberante naturaleza del parque y de la vista de sus aldeas a orillas del río, pero no vi ninguno de los animales que por allí merodean, como el jaguar, el tapir, el oso hormiguero, o los caimanes. Eso sí, oí pájaros y al mirar al cielo los vi; eran muchos y de diferentes pelajes, pero no siendo un ornitólogo no les presté demasiada atención.

LosKatiosJorge_03

Al día siguiente deseé viajar a la civilización. Me acerqué a la desembocadura del río Atrato e hice amistad con el dueño de una lancha que se me presentó como el Capitán Cartagena. Hicimos un trato y por una cantidad de pesos me transportaría hasta Turbo, villa en los límites del Parque Nacional de Los Katíos. Durante el trayecto, el Capitán Cartagena no hacía más que beber ron e invitarme de su botella. Como llegamos a media tarde a Turbo me quedé a dormir en un hostal y al día siguiente emprendería un largo viaje en autobús hasta la bella Cartagena de Indias, adonde llegaría ya de noche.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete