MunDandy

MunDandy

Qué ver en ...

Qué ver en Mérida

Merida_62

La denominada Colonia Iulia Augusta Emerita fue fundada en el último cuarto del siglo I a.C. por orden del emperador romano Octavio Augusto, con el fin de proporcionar un merecido retiro a los soldados que participaron en la campaña de Hispania. Poco menos de una década más tarde fue nombrada capital de la provincia de Lusitania y su desarrollo fue en aumento más adelante, llegando a ser cabeza de la Diocesis Hispaniarum, división administrativa que comprendía toda la Península Ibérica y el actual territorio de Marruecos en el siglo IV.

Podría pensarse que la caída del Imperio Romano iría en detrimento de Augusta Emerita, pero no fue el caso. Ya en el siglo VI, el rey visigodo Agila I estableció su sede gubernamental en la localidad. Poco después, los musulmanes la convirtieron en capital de la cora de Mérida, una de las provincias más importantes del califato. Tras la conquista cristiana en la primera mitad del siglo XIII la población emeritense comenzó a perder relevancia, pasando a convertirse en una más entre las poblaciones extremeñas. Sin embargo, volvió a ganar vigencia a finales del siglo XV, cuando ocupó un papel fundamental durante la colonización americana.

En la actualidad, Mérida está designada como capital de la comunidad autónoma extremeña. Tiene una población aproximada de sesenta mil habitantes, que se duplican si se considera el área metropolitana. Su densidad de población no es elevada debido a que su término municipal resulta considerablemente extenso, acercándose a los novecientos kilómetros cuadrados. Y en todo su entorno conserva casi innumerables trazas de su relevante pasado, entre las que hemos elegido éstas que os mostramos a continuación.

Merida_58

Teatro romano: Si Mérida es conocida a nivel mundial, se debe especialmente a su teatro romano. Edificado en la segunda década anterior a nuestra era, llegó a tener capacidad para unos seis mil espectadores, que se distribuían en tres gradas de acuerdo con su clase social. Destaca su bien conservado frente escénico, que fue diseñado durante una remodelación efectuada a lo largo del siglo I.

Merida_04

Templo de Diana: Erróneamente llamado de esa manera, el templo de Diana fue edificado durante el siglo I. Posiblemente en tiempos del emperador Tiberio, a quien seguramente estaba dedicado su culto. Está situado en la zona que constituía el foro principal de Augusta Emerita y en su interior se construyó en el siglo XVI el palacio de los Corbos, con el que mantiene una relación simbiótica.

Merida_69

Basílica de Santa Eulalia: Eulalia fue una emeritense martirizada hasta la muerte a comienzos del siglo IV, cuando apenas tenía doce años. Pocas décadas más tarde se construyó un templo en su honor, que se considera fue la primera iglesia edificada en España. La versión actual data del siglo XIII y tiene tintes románicos. A destacar la cripta, donde a finales del siglo XX se hallaron los restos de una necrópolis tardorromana.

Merida_101

Puente romano sobre el Guadiana: Considerado el puente más largo de la antigüedad, era el más importante entre los que tenía Augusta Emerita. Fue diseñado en época de Augusto y lo atravesaba la calzada conocida como Vía de la Plata, que cruzaba la Península Ibérica de norte a sur por su zona oeste. En la actualidad, mide casi ochocientos metros de largo y su altura supera los diez metros. Se conservan un total de sesenta arcos de medio punto, que reposan sobre pilastras de considerable anchura.

Merida_37

Arco de Trajano: A pesar de su denominación, no hay ninguna evidencia de que este arco fuera encargado o estuviera dedicado al emperador Trajano. Aunque su grandiosidad es evidente, pues mide unos quince metros de altura, parece descartado que se tratara de un arco triunfal y es más probable que se tratara de una entrada a la población, al estar situado sobre el trazado por el que discurría el Cardo Maximum.

Merida_160

Museo del Arte y la Cultura Visigoda: Formado gracias a donaciones privadas y obras encontradas en la localidad, el Museo del Arte y la Cultura Visigoda da cobijo a la colección más importante de escultura y cerámica visigoda en España. Se ubica en el convento de Santa Clara, edificación barroca del siglo XVII, y consta de más de ochocientas piezas datadas entre los siglos IV al VIII.

Merida_09

Circo romano: Junto al teatro y el anfiteatro, el circo servía como escenario a las representaciones que más disfrutaba el pueblo romano. En su caso las carreras de carros, ampliamente seguidas por todas las capas sociales. El de Augusta Emerita estaba situado extramuros y poseía unas dimensiones considerables además de una capacidad para unos treinta mil espectadores, que constituían el grueso de la población emeritense en aquella época.

Merida_25

Acueducto de los Milagros: En Augusta Emerita existían al menos tres, aunque algunos expertos afirman que cuatro, acueductos para proveer de agua a la población. El más espectacular de todos ellos era el actualmente conocido como acueducto de los Milagros, que presenta un tramo de triple arquería de más de ochocientos metros de largo y unos veinticinco de alto para salvar el vado del río Albarregas. La longitud total de la conducción era de doce kilómetros y servía para abastecer la zona oeste de la ciudad.

Merida_121

Plaza de España: Centro neurálgico de la localidad emeritense en la actualidad, la plaza de España ya era el lugar donde se celebraba el mercado a comienzos del siglo XVI. Con el paso del tiempo sirvió para otros propósitos, como el de coso taurino o escenario de ajusticiamientos. La rodean algunas de las construcciones más significativas de la población, como el Ayuntamiento, el palacio de la China o la concatedral de Santa María, y en su centro se sitúa una fuente neobarroca del siglo XIX.

Merida_153

Museo Nacional de Arte Romano: Creado en la primera mitad del siglo XIX como museo arqueológico local, la vasta cantidad de obras que empezó a almacenar lo llevó a subir de categoría más adelante. En la actualidad es un Museo Nacional de España y su sede es una magnífica edificación del controvertido arquitecto Rafael Moneo inaugurada en 1986. Contiene más de treinta mil piezas entre mosaicos, esculturas y cerámicas, procedentes todas ellas de Augusta Emerita.

Merida_131

Casa del Mitreo: Entre los numerosos restos de viviendas romanas encontrados en Mérida destaca por su buen estado de conservación la denominada Casa del Mitreo. Así llamada por haberse encontrado en este lugar evidencias de un posible culto a Mitra, mantiene restos de frescos en las paredes e interesantes mosaicos en el pavimento de sus dependencias. El más valorado de ellos es el conocido como mosaico del Cosmos, que representa una escena relacionada con las creencias cosmológicas de la época.

Merida_105

Alcazaba: Encargada por Abderramán II en la primera mitad del siglo IX, la Alcazaba emeritense es la fortaleza musulmana más antigua que se conserva en la Península Ibérica. Está situada a orillas del Guadiana y su propósito era el de albergar tropas para someter a los locales rebelados contra el emirato. Tiene un perímetro de más de medio kilómetro y en su interior existe un aljibe protegido por una torre de vigilancia, entre otros restos de los periodos romano, visigodo y árabe.

Merida_47

Anfiteatro: Y si el teatro romano es uno de los mejor conservados que ha llegado hasta nuestros días, el anfiteatro no se queda atrás. Edificado a finales del siglo I a.C. junto a aquel, estuvo en funcionamiento durante aproximadamente trescientos años. Tiene forma elíptica, con un eje mayor de unos cincuenta y cinco metros, y capacidad para aproximadamente quince mil espectadores. A pesar de haber perdido por completo su grada superior, cuyos materiales se reutilizaron para construcciones adyacentes, representa de manera excelente la grandiosidad de Augusta Emerita.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete