MunDandy

MunDandy

Favoritos

10 campanarios con muchos aniversarios

Munich_24

Parafraseando a Forrest Gump, un campanario es una estructura realizada para colocar campanas. Probablemente el gran Forrest tenía razón, porque ésta es precisamente la definición que se da en webs tan consultadas como Wikipedia y no difiere mucho de la que se proporciona en la R.A.E. Pero, ¿para qué sirven las campanas, aparte de doblar de vez en cuando como lo hicieron por Robert Jordan en la famosa novela de Hemingway? Pues además de servir para anunciar decesos, tienen, o más bien tenían, otras muchas utilidades. Entre ellas la de llamar a los fieles a la oración, la de marcar las horas, la de anunciar incendios o epidemias, o incluso la de advertir sobre la llegada de piratas a tierra firme.

Dejemos a un lado las campanas, ante las cuales suelo sentir cierta repulsión debido a su repicante sonido, y volvamos a los campanarios, mucho más atrayentes en mi opinión. Al contrario de lo que suele pensarse, éstos no son tan solo torres, sino que su diseño varía dependiendo del lugar geográfico que se considere, de su funcionalidad y de su perspectiva temporal. Así, la voluptuosidad que presentan en Europa Occidental dista mucho de su diseño minimalista en Japón e incluso de la ortodoxia habitual en Europa del Este, siempre con algunas excepciones que confirman la regla.

Os preguntaréis a que viene todo este sinsentido, quizás producto de una calurosa noche de verano. Pues la respuesta es bien sencilla. En nuestro reto número cuarenta con el gran viajero Jordi Martínez Baylach hablamos de campanarios, tanto civiles como religiosos. Y, como suele ser habitual, nos autoimponemos algunas limitaciones. En este caso, obviamos los católicos, que trataremos posteriormente, y nos concentramos en civiles y propios de otras religiones. No consideramos tampoco los minaretes, que, aunque no son campanarios en sí, cumplen una función similar, como podéis deducir de éstos que en su día os mostramos aquí.

Brujas_09

Belfort (Brujas, Bélgica): El término neerlandés belfort procede del francés beffroi, que también dio lugar al inglés belfry. La traducción correcta en español es campanario, aunque no tiene sentido religioso, sino que tan solo se refiere a los campanarios civiles. Probablemente el más renombrado que existe es el de la localidad belga de Brujas, que se eleva unos ochenta metros sobre la población. Construido en el siglo XIII, con el añadido octogonal superior del siglo XVI, su finalidad era la de albergar varias campanas con las que se avisaba a los ciudadanos sobre diversos eventos cotidianos.

Vicenza_12

Torre Bissara (Vicenza, Italia): Los campanarios civiles son bastante habituales en Italia, al igual que los religiosos. El conocido como Torre Bissara está adosado a la obra maestra del genial arquitecto Andrea Palladio, la Basilica Palladiana de Vicenza. Fue construido a finales del siglo XII por encargo de la familia Bissari y comprado por el consistorio de Vicenza unas décadas más tarde para servir como sede del Ayuntamiento. Alcanzó su altura actual a mediados del siglo XIV, cuando disponía de cinco campanas. Bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial, sufrió graves daños y hubo de ser restaurado con posterioridad.

Moscu_11

Campanario de Iván el Grande (Moscú, Rusia): Obra maestra de comienzos del siglo XVI, el campanario de Iván el Grande está situado en el interior del Kremlin moscovita. Curiosamente, su altura es de poco más de ochenta metros, muy similar a la de los dos campanarios anteriores, y su función era la de llamar a los servicios religiosos de las tres renombradas catedrales ortodoxas vecinas. Debe su nombre a Iván III, gran príncipe de todas las Rusias, que diseñó el Kremlin de Moscú tal y como lo conocemos en la actualidad.

Nara_12

Shōrō de Tōdai-ji (Nara, Japón): Cambiando de registro de manera radical, los campanarios nipones rompen por completo con la imagen longilínea que suele asignarse a estas construcciones. En la lengua japonesa son conocidos como shōrō y están presentes tanto en templos budistas como en santuarios sintoístas. El del templo budista Tōdai-ji fue inaugurado a mediados del siglo VIII y contiene la campana de mayor tamaño existente en Japón.

Siena_02

Torre del Mangia (Siena, Italia): Aunque cuenta con numerosos competidores, posiblemente el campanario más espectacular de Italia sea el del Ayuntamiento de Siena. Mide cerca de noventa metros, exactamente lo mismo que el campanario de la catedral, en un intento de igualar el poder civil y el poder religioso en la población. Su denominación proviene de su primer campanero, quien a mediados del siglo XIV era apodado mangiaguadagni por su denodada afición a la comida.

Basilea_04

Campanario del Ayuntamiento (Basilea, Suiza): El Ayuntamiento de Basilea destaca por su característica fachada, decorada en tonos rojizos cuando la ciudad pasó a formar parte de la Confederación Helvética en el siglo XVI. Su campanario es bastante posterior, pues le fue añadido ya a comienzos del siglo XX. Probablemente su propósito fuera el de reemplazar una pequeña espira dorada que hacía las funciones de campanario hasta entonces y que aún se mantiene en el edificio en la actualidad.

Glendalough_04

Round Tower (Condado de Wicklow, Irlanda): Resulta muy probable que la conocida como Round Tower sirviera como campanario para una iglesia cercana conocida como catedral. Al menos eso se deduce de su denominación en gaélico, Cloigtheach, que puede traducirse como campanario. Sin embargo, la funcionalidad civil que se desprende de su diseño es evidente. Construida posiblemente en el siglo XI, sus funciones incluían la de servir de referencia a los peregrinos que se acercaban al conjunto monástico de Glendalough, además de servir como refugio ante posibles peligros y avisar a sus moradores de diferentes eventos.

Nikko_07

Shōrō de Tōshō-gū (Nikkō, Japón): Tōshō-gū es un santuario sintoísta construido en la primera mitad del siglo XVII en honor del shōgun Tokugawa Ieyasu. Cerca de la puerta Yomeimon, uno de los accesos al recinto, está situado el shōrō, que destaca por su colorido y la decoración a base de grabados que presenta. La campana, situada curiosamente en el exterior del campanario, fue un regalo de la dinastía coreana Joseon al propio Tokugawa.

Munich_04

Campanario del Ayuntamiento Nuevo (Múnich, Alemania): A pesar de lo que muchos piensan, el Ayuntamiento Nuevo de Múnich no es una obra gótica sino neogótica, pues fue construido a finales del siglo XIX con el fin de reemplazar al vecino Ayuntamiento Viejo, que se había quedado pequeño. Al igual que éste, está rematado por una espira que se eleva en su caso hasta los ochenta y cinco metros y cuya parte superior está diseñada para albergar campanas. Resulta, por tanto, un campanario a todos los efectos, aunque también sea una torre del reloj debido al famoso Glockenspiel situado a mitad de la torre.

Ratisbona_13

Brückturm (Ratisbona, Alemania): Para terminar, seguimos en Alemania, aunque con una edificación mucho menos conocida que la anterior. Localmente denominada Brückturm, que significa torre del puente, esta torre estaba situada al final del principal acceso al interior de la localidad de Ratisbona. Fue construida entre mediados del siglo XIII y mediados del siglo XIV, cuando se fortificó la ciudad, y cumplía con la triple función de torre de vigilancia, torre del reloj y campanario, para avisar a los ciudadanos de diferentes eventos. En la actualidad, resulta una de las imágenes más atractivas de esta bonita población bávara.

Podéis ver los diez campanarios elegidos por Jordi aquí.

2 COMENTARIOS

  1. La verdad es que tu lista es una maravilla. No recordaba el de Vicenza, por ejemplo y ayer por la noche estuve buscando fotos y, es verdad, es el que está junto a la famosa obra de Palladio. El del ayuntamiento de Múnich es una maravilla. Este edificio estará cuando te animes a hacer el post sobre arte neogótico. El que no conozco es el de Glendalough, que se me escapó hace unos días, cuando visite Irlanda y tuve que escoger entre visitar los túmulos funerario de Newgrange, que son Patrimonio de la Humanidad, o un paseo por Wicklow. Tampoco el de Basilea lo conozco.
    Un honor haber compartido contigo otro reto. Espero que pasado el verano sigamos con ellos.

    • Yo no estuve en Newgrange sin embargo. Glendalough está en la Lista indicativa junto con otros sitios monásticos medievales como Clonmacnoise, que también visité y merece la pena.

      Sobre el campanario del Ayuntamiento de Múnich tuve dudas, porque parece más bien una torre del reloj, pero no deja de ser un campanario también. A ver si hacemos ese reto sobre arte neogótico algún día.

      En cuanto a Basilea, es una ciudad tranquila con algunas construcciones atractivas, como la sede del Ayuntamiento y la catedral.

      Un placer este nuevo reto y a ver si continuamos en septiembre.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete