MunDandy

MunDandy

Tayikistán

Magna historia

Khujand_04

Pocos personajes han suscitado tanto interés entre los historiadores como Alejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno. Nacido en el siglo IV a.C., mostró una personalidad brillante desde muy niño, que lo llevó a convertirse en hegemón de toda Grecia con apenas veinte años. Educado por Aristóteles, tenía conocimientos suficientes sobre las artes, las ciencias y la filosofía, además de una ambición sin límites que le hizo extender el imperio heredado de su padre, Filipo II de Macedonia, hasta límites insospechados. Murió en Babilonia sin llegar a cumplir los treinta y tres años, pero en su rápido discurrir por la vida dejó un amplio legado, que incluye la fundación de ciudades como la hoy tayika Khujand.

Khujand_05

De la generosidad de Alejandro dan fe numerosas anécdotas descritas por sus historiadores coetáneos. Una de ellas refiere un episodio en el cual un sintecho de la época se acercó a él para pedirle limosna y el caudillo le regaló una ciudad entera. Incrédulo, el mendigo le preguntó que si estaba de broma, pero el macedonio le confirmó que hablaba totalmente en serio, como siempre hacía bien sea dicho. No está del todo claro lo que ocurrió con Khujand en más de quince siglos, hasta que en la primera mitad del siglo XIII surgió la figura de Timur Malik para plantarle cara a los invasores mongoles enviados por el mismísimo Gengis Khan. De probada valentía, Malik resistió cuanto pudo al invasor, aunque sus huestes se vieron obligadas a refugiarse tras los poderosos muros de una fortaleza construida para tal propósito en la ciudad.

Khujand_11

Unas décadas atrás la población había estado regida por Sheikh Muslihiddin, poeta y santón a quien se le atribuyen diversos milagros en aquellos lejanos tiempos de la segunda mitad del siglo XII. Enterrado en las afueras de la ciudad, sus fieles trasladaron sus restos hasta un mausoleo construido en el centro de ésta unos años más tarde. La actual es la tercera versión del sepulcro y data del siglo XVI. Consta de dos pisos y está cubierta por una amplia cúpula, a la manera habitual en esta zona del mundo. Bajo ella se encuentra la tumba del asceta, rodeada por diversos grabados geométricos y decoración vegetal con incrustaciones.

Khujand_17

A diferencia de lo que suele pensarse la plaza de Registán no es única de Samarcanda. Este tipo de espacios eran habituales en Asia Central, donde ejercían el papel de plazas del mercado. La plaza de Registán de Khujand concentra a su alrededor la mayoría de las edificaciones más destacadas de la población. Además del ya mencionado mausoleo del Sheikh Muslihiddin, allí se encuentra la mezquita Jami Masjidi Jami con su minarete exento, erigido en el siglo XX. Frente a ella se localiza el mercado Panjshanbé, uno de los más grandes y coloridos de la zona. Panjshanbé significa jueves en tayiko, tradicional día de mercado en este lugar.

Khujand_01

Aseguran las crónicas que Alejandro quedó impactado con la belleza de Roxana, una adolescente de Bactriana con la que llegó a contraer matrimonio. Resulta difícil situar el sitio exacto donde ocurrió este evento, aunque no es descabellado pensar que sucediera en la fortaleza de Khujand, ya erigida en aquella lejana época. Tras numerosas vicisitudes, que incluyen diversas destrucciones y reconstrucciones, esta poderosa fortificación luce un excelente aspecto en la actualidad. Desde que Tayikistán se librara del yugo soviético y recuperara su independencia, el denominado Museo de Historia y Arqueología Local se dispone en su interior, proporcionando al visitante numerosas muestras de la bastante desconocida, aunque siempre magna, historia local.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete