MunDandy

MunDandy

Favoritos

10 edificaciones expropiadas a manos de Mendizábal

Leon_52

Si se hiciera una encuesta entre los españoles sobre la identidad del político más incompetente que ha regido este desgraciado país, seguramente el primer puesto estaría reñido. Ha habido tantos regidores inútiles, corruptos, ladrones e incluso asesinos en España que la elección de uno solo de ellos resulta una tarea ardua, casi imposible de llevar a cabo imparcialmente. Pero si me lo preguntaran a mí, no tendría dudas al respecto, a pesar de la probada inutilidad y sectarismo de los actuales dirigentes. Mi elegido sería, indudablemente, Juan Álvarez Mendizábal.

¿Qué quien era este Mendizábal a quien parezco tener tanta inquina? Pues un politiquillo con ínfulas, autoritario, reaccionario y acomplejado. Prueba de ello es que decidió cambiar su segundo apellido, Méndez, que según él tenía un origen judío, por Mendizábal, de origen vasco y, por consiguiente, garante de su limpieza de sangre. Como puede apreciarse, la situación en España a comienzos del siglo XIX era similar a la que vivimos ahora, aproximadamente doscientos años más tarde. La demagogia, la poca autoestima, el rencor y el odio causaban estragos entre la población y las clases gobernantes.

Pero dejémonos de política, que no es la temática de este blog, y vayamos al grano. ¿Por qué nunca me ha convencido Mendizábal? La razón es simple. Siendo Presidente del Consejo de Ministros de España en 1835 promulgó su famosa Ley de Desamortización, el episodio más grave que le ha sucedido al patrimonio histórico-artístico español. Basta decir que con ella se expropiaron todos los bienes de conventos y monasterios españoles, que en aquella época se aproximaban a los dos mil. Para entenderlo bien, fue como si ahora el Estado español expropiara el patrimonio de todos los equipos de fútbol del país.

Y lo peor de todo no fue la expropiación en sí, sino el hecho de que el beneficio resultante no redundara en el pueblo llano. Los prebostes de la época, incluido el propio Mendizábal, por supuesto, se enriquecieron aún más, mientras que el pueblo español continuó viviendo en una creciente pobreza. Numerosas obras de arte pasaron a manos de gente inculta y pagada de sí misma, que nunca supieron apreciarlas y las dejaron desvanecerse en el olvido, afectando al patrimonio español de una manera tan grave que jamás podrá recuperarse de tamaña afrenta.

Un iletrado como Mendizábal reposa tranquilo en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid mientras que buena parte del patrimonio español languidece debido a sus desmanes. Aquí os mostramos una decena de estas obras, cuya suerte ha evolucionado de diferente manera, pero que nunca jamás volverán a gozar del esplendor que vivieron en tiempos anteriores a tan funesto personaje.

Leon_50

Convento de San Marcos (León, Castilla y León): Ornamentado con la fachada plateresca más espectacular de España, el convento de San Marcos fue fundado en la primera mitad del siglo XVI en sustitución de una edificación anterior. Habitado por frailes, éstos hubieron de abandonarlo en 1836 y desde entonces ha sido destinado a usos de lo más pintorescos. Desde hospital a instituto, pasando por cuartel, prisión, diócesis e incluso campo de concentración tras la Guerra Civil. Actualmente sirve como Parador Nacional.

Alcuescar_01

Basílica de Santa Lucía del Trampal (Alcuéscar, Extremadura): La historia de este templo se remonta al menos al siglo IX, pues según los expertos podría ser de origen mozárabe o incluso visigodo. Desde finales del siglo XV sirvió como iglesia asociada a un monasterio, hasta que éste fue expropiado y pasó a manos privadas. Semiabandonado, casi derruido y en un estado lamentable, solo la fortuna lo salvó de su total destrucción al ser rescatado y restaurado ya a finales del siglo XX.

Ripoll_08

Monasterio de Santa María de Ripoll (Ripoll, Cataluña): Antiguo cenobio benedictino, el monasterio de Ripoll alcanzó gran trascendencia en el medievo catalán. De esa época procede una fabulosa portada en forma de arco de triunfo, que afortunadamente se conserva hoy día en su interior. Habitado por monjes durante casi un milenio, tras la desamortización fue destruido e incluso incendiado y solo décadas más tarde comenzó a ser reestructurado. En la actualidad se conserva el claustro original, pero la iglesia fue totalmente reconstruida en el siglo XIX.

LosJeronimos_05

Monasterio de Los Jerónimos (Murcia, Región de Murcia): En la pedanía murciana de Guadalupe se levanta una grandiosa edificación de aspecto herreriano, a la que se conoce como el Escorial murciano. La segunda versión del monasterio de San Pedro de La Ñora fue construida a comienzos del siglo XVII y en ella se estableció una congregación de monjes jerónimos hasta su paso a manos del Estado español en 1835. La consecuencia fue el abandono, saqueo y casi destrucción del edificio, que no pudo ser restaurado hasta un siglo más tarde. Hoy día actúa como sede de la Universidad Católica de Murcia (UCAM).

Ucles_01

Monasterio de Santiago Apóstol (Uclés, Castilla-La Mancha): De un Escorial a otro, puesto que el monasterio de Santiago de Uclés es popularmente conocido como el Escorial de La Mancha. Como el anterior, presenta un inequívoco aspecto herreriano, al que se añaden matices churriguerescos e incluso platerescos. Fue edificado en el siglo XVI y era propiedad de la Orden de Santiago hasta su expropiación. Desde entonces ha sido colegio, seminario, hospital de guerra y prisión. Actualmente está dedicado a albergar convivencias y encuentros religiosos.

Suso_01

Monasterio de San Millán de Suso (San Millán de la Cogolla, La Rioja): Constituido en el siglo VI en el lugar donde se encontraba el sepulcro del eremita Emiliano, el monasterio de San Millán de Suso es uno de los cenobios más antiguos de España. De su importancia da idea el hecho de ser la cuna de las lenguas española y vasca, pero a los desamortizadores no les importó en exceso. Sus moradores benedictinos fueron expulsados y pasó a manos del Estado, en las que aún se mantiene.

Huesca_33

Monasterio de San Pedro el Viejo (Huesca, Aragón): Fundado en el siglo XII y habitado por monjes benedictinos, el monasterio de San Pedro el Viejo llegó a ser sede del reino de Aragón, ya que en él residió el monarca Ramiro II. A la conclusión de la Edad Media los frailes se marcharon y la edificación fue languideciendo poco a poco. La desamortización lo llevó a la ruina y hubieron de ser los propios ciudadanos de Huesca quienes lo salvaran de su destrucción completa, promoviendo su declaración como Monumento Nacional. A día de hoy se mantienen la iglesia románica y un excepcional claustro de la misma época.

Gerona_45

Monasterio de Sant Pere de Galligants (Gerona, Cataluña): Comparado con los anteriores, el gerundense monasterio de Sant Pere de Galligants tuvo hasta suerte. Inmisericordiamente exclaustrado, pasó pronto a ser la sede en Gerona del Museo Arqueológico de Cataluña, hecho que lo salvó de su completa destrucción. El cenobio fue fundado a comienzos del siglo X y la encantadora iglesia que puede verse actualmente se construyó durante la primera mitad del siglo XII.

ConventoSanFrancisco_06

Convento de San Francisco (Valencia de Alcántara, Extremadura): Al igual que ocurre en la actualidad, los bienes expropiados pasaban de mano en mano entre conocidos y amiguetes. Algo así sucedería con el convento de San Francisco de la población extremeña de Valencia de Alcántara. Fundado a finales del siglo XVI con bienes aportados por la población valenciano-alcantarina, fue sacado a subasta tras su expropiación. ¿Adivináis quien se hizo con él? Pues la familia de Espartero, gobernante que también publicó su propia ley desamortizadora. Todo quedó en casa pues y en esas manos sigue, ya veremos por cuanto tiempo porque su estado es cada vez más decadente.

Hortiguela_09

Monasterio de San Pedro de Arlanza (Hortigüela, Castilla y León): El paradigma de las consecuencias que la infausta Ley de Desamortización de Mendizábal trajo al patrimonio histórico-artístico español probablemente lo constituya el burgalés monasterio de San Pedro de Arlanza. Imprescindible en la fundación de Castilla y, por consiguiente, de España, fue expropiado sin piedad, abandonado, expoliado y destruido hasta quedar reducido a una caricatura de lo que llegó a ser. Sus actuales moradores son los fantasmas que por allí pululan, entre los que quizás se encuentre el de Juan Álvarez Méndez pidiendo perdón por sus desvaríos.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete