MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Bolgar (por Jorge Sánchez)

BolgarJorge_01

Me tomó la mayor parte del día visitar este sitio UNESCO. En el centro de Kazán abordé en el río Volga un barco rápido, que los rusos llaman Meteor, y 2 horas más tarde me depositó cerca de Bolgar, la “Bulgaria del Volga”, donde un minibus esperaba a los turistas para, por 30 rublos, dejarlos a la entrada del sitio UNESCO. Enseguida comprobé que Bolgar se componía de dos partes; la primera y más cercana era una especie de trampa turística, con tiendas de souvenires, un museo dedicado a la fabricación del pan, un molino, restaurantes ofreciendo pinchos morunos, etc. Los que viajaron en mi barco eran rusos en su mayoría, y como era un domingo se habían llevado a sus hijos. Los tártaros visten de manera distinta a los rusos, sobre todo las mujeres, pero apenas vi ninguno en ese barco.

BolgarJorge_02

Lo mejor era la mezquita, de construcción reciente (2012) adonde llegaban los fieles tártaros a rezar, pues era un lugar de peregrinaje, ya que fue en Bolgar donde los tártaros de la Horda de Oro aceptaron convertirse al Islam, y donde se preserva el Corán más pesado del mundo (800 kilos). Entré en esa mezquita, tras descalzarme; nadie me preguntó si era cristiano o musulmán, pues la visita era libre y, además, te permitían hacer fotos.

BolgarJorge_03

Tras ello caminé hacia el sitio arqueológico en sí, que distaba un kilómetro. En la entrada había un signo de UNESCO, por lo que le pedí a un indígena que me tomara una foto. Una vez en el complejo recorrí por unas 3 horas todos los edificios que comprenden este histórico lugar, donde, además de mezquitas con minaretes y mausoleos, había una iglesia ortodoxa convertida en museo, que me apresté a visitar. El gran palacio del Jan, a orillas del Volga, estaba en obras, por lo que no pude admirarlo en todo su esplendor. Otro edificio, parecido a un palacio, estaba cerrado y por ello no pude ver el documento firmado por los tártaros ante una delegación musulmana venida desde Bagdad para que los tártaros se convirtieran al Islam. También allí había cafeterías y venta de souvenires, más alquiler de ropa para disfrazarte de Gengis Jan.

BolgarJorge_04

Salvo en la iglesia/museo, en ningún otro sitio me hicieron pagar por entrar. Los mausoleos eran de antiguos líderes religiosos, o bien militares, como el del Gran Jan. Los letreros estaban escritos en ruso, tártaro e inglés. A media tarde abordé de nuevo el barco a través del Volga, que me devolvió al centro de Kazán.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete