MunDandy

MunDandy

Castilla y León

Monasterio de Santo Domingo de Silos (Santo Domingo de Silos, Castilla y León)

Silos_06

Fundado posiblemente en época visigoda bajo otra advocación, el monasterio de Santo Domingo de Silos ganó relevancia y adoptó su denominación actual ya en el siglo XI. Fue entonces cuando un monje llamado Domingo llegó hasta aquí huyendo de la persecución a la que era sometido por parte del rey de Navarra y encargó la construcción de una iglesia románica en este lugar. Templo lamentablemente derribado ya en el siglo XIX y sustituido por otro acorde a los gustos de la época. Por suerte, tras la infausta desamortización de Mendizábal el cenobio mantuvo su claustro, uno de los mejores ejemplos de arte románico en territorio español. De doble planta, la inferior debió ser edificada a caballo de los siglos XI y XII, y entre sus sesenta y cuatro capiteles brillan extraordinarias escenas bíblicas, entre las que destacan el Descendimiento y el Entierro y Resurrección de Jesucristo. La planta superior fue construida ya a finales del siglo XII y carece de la pulcritud y delicadeza de la anterior. Ambas forman un rectángulo cuyos lados mayores constan de dieciséis arcos mientras que los menores tienen solo catorce. Todos ellos son de medio punto, característicos del románico, y los soportan columnas de doble fuste que en el centro de cada galería se convierten en cuádruple o incluso quíntuple fuste. En su interior se eleva hacia el cielo el ciprés de Silos, árbol singular glosado por el poeta Gerardo Diego en un emocionante soneto. A destacar también la botica, creada a comienzos del siglo XVIII y que alberga una magnífica colección de tarros que se usaban para almacenar diversas sustancias, y el museo, que exhibe una interesante selección de obras de arte pertenecientes al monasterio.

Silos_09

Silos_12

Silos_16

Silos_04

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete