MunDandy

MunDandy

Favoritos

12 monumentos barrocos que me vuelven loco

Versalles_31

Aseguran algunos expertos que el estilo artístico barroco dio sus primeros pasos a comienzos del siglo XVII. Otros lo adelantan unas décadas, hasta finales del siglo XVI. Lo que parece seguro es que esta nueva forma de crear arte surgió en Italia y se extendió principalmente por Europa Occidental, aunque de la mano de españoles y portugueses llegó hasta lugares tan remotos como el continente americano y Filipinas. Sin embargo, el núcleo fundamental del arte barroco se situó en Francia y, sobre todo, en Roma, donde estuvo muy ligado al poder religioso que le otorgaba el hecho de ser la sede del Papado.

La razón de ser del Barroco fue posiblemente su oposición al Renacimiento. Si en éste predominaba la simplicidad, la linealidad y la escasa ornamentación, aquel transmitía un concepto más recargado, ligado al volumen y con un exceso de decoración. Frente a austeridad, celebración lúdica. Ante la armonía, retórica. Contra la trascendencia, sentido de lo cotidiano y lo efímero. La filosofía barroca se caracterizaba por el uso del artificio, entendido éste por la recurrencia a figuras como la hipérbole o la metáfora en la literatura, el melodrama en el teatro y el escorzo o el trampantojo en la pintura.

Dado mi carácter sobrio, austero y poco dado a excesos, confieso que el título de este artículo resulta un tanto engañoso, al estilo de un trampantojo barroco. Sin embargo, no dudé en aceptar el reto propuesto por el gran viajero Jordi Martínez Baylach para así acercarme un tanto a un estilo artístico que me resultaba algo hostil. Y los resultados no pueden ser más satisfactorios, como se pone de manifiesto en estos doce monumentos que os muestro aquí.

Versalles_10

Palacio de Versalles (Versalles, Francia): Si hay un lugar que concentra todas las características que al arte barroco se le suponen, ése es el palacio de Versalles. Grandilocuencia, excesos de todo tipo y una decoración hiperbólica en sus edificaciones, salones, frescos, mobiliario, fuentes y hasta en sus jardines, aunque éstos simulen un orden clasicista un tanto engañoso. Todo fuera por satisfacer los deseos del Rey Sol, monarca barroco donde los hubiere.

Viena_05

Palacio de Schönbrunn (Viena, Austria): No se queda atrás el palacio de Schönbrunn, al que no por casualidad se le conoce como Versalles vienés. Originalmente edificado en la segunda mitad del siglo XVI, fue ampliamente remodelado casi un siglo y medio después, cuando el barroco ya estaba dando paso a una nueva tendencia artística, más grandilocuente aún, a la que se denominó Rococó. Destaca también por sus fuentes y sus jardines, aunque a menor escala que su hermano mayor.

Salzburgo_42

Catedral de Salzburgo (Salzburgo, Austria): Si las construcciones barrocas son abundantes en Viena, Salzburgo no se queda atrás. Entre ellas destaca especialmente la catedral, de diseño italiano y que fue construida en la primera mitad del siglo XVII. Un excelente lugar para disfrutar de una de las ramas artísticas primordiales del barroco: la música. No en vano, en este lugar fue bautizado Wolfgang Amadeus Mozart, lo cual ya es mucho decir.

Almagro_16

Corral de Comedias (Almagro, España): Otra rama artística que alcanzó una enorme relevancia durante el Barroco fue el teatro. Especialmente en España, donde surgieron inolvidables autores como Tirso de Molina, Lope de Vega o Calderón de la Barca. Un escenario donde ya se representaban obras en la primera mitad del siglo XVII y que se ha conservado como tal es el Corral de Comedias de Almagro. Contaba con un aforo de aproximadamente trescientas personas y estuvo en funcionamiento durante más de un siglo.

AntiguaGuatemala_04

Iglesia de La Merced (Antigua, Guatemala): El arte barroco coincidió en fecha con el llamado Siglo de Oro español. Y de la mano de los aventureros españoles alcanzó el continente americano. Numerosos ejemplos hay de ello, como la iglesia de La Merced, cuya amarilla fachada preside una plazoleta en la localidad guatemalteca de Antigua. Fue construida cuando en Europa ya empezaba a tomar forma el neoclásico, pero quien la contemple no puede dudar de su indiscutible barroquismo.

Filipinas_07

Iglesia de San Agustín (Manila, Filipinas): En el otro lado del mundo, un puñado de edificaciones barrocas también comenzaban a surgir de la mano de los españoles. Una de las mejores es la iglesia dedicada a San Agustín en Manila, construida a finales del siglo XVI y que resulta el templo más antiguo existente en Filipinas. Saqueada por los ingleses, ha sobrevivido al menos a cinco terremotos y alberga la tumba del conquistador español Miguel López de Legazpi.

Roma_06

Fontana di Trevi (Roma, Italia): Pero volvamos donde empezó todo. La Fontana di Trevi debe su nombre al hecho de estar situada en un cruce donde confluyen tres calles, tre vie en italiano. En ese lugar existió una fuente al menos desde el siglo XV, pero fue en la primera mitad del siglo XVIII cuando el pontífice Clemente XII decidió renovarla. Del proyecto se encargó Nicola Salvi, quien, junto a los escultores Pietro Bracci y Filippo della Valle y el también arquitecto Giovanni Pannini, consiguió completar la principal fuente monumental romana.

Vaticano_02

Plaza de San Pedro (Ciudad del Vaticano, Ciudad del Vaticano): No lejos de tan monumental fuente, en el interior de la misma ciudad pero ya en otro país, la plaza de San Pedro sirve de acceso a la basílica homónima, el epítome de la arquitectura barroca. Diseñada por Bernini a mediados del siglo XVII, está formada por una espectacular columnata elíptica en cuyo centro se eleva un obelisco egipcio. Esta grandiosa plaza simboliza el poder alcanzado por la Iglesia católica en ese tiempo.

Paris_67

Los Inválidos (París, Francia): Si en Roma estaba establecido el poder religioso en época barroca, el civil y militar lo detentaba Francia. Diversos palacios y otras edificaciones grandiosas comenzaron a surgir en territorio francés, especialmente en París. Una de ellas fue el Hôtel des Invalides, que como su nombre indica estaba dedicado a servir de residencia y hospital a veteranos de guerra sin recursos. Fue construido en la segunda mitad del siglo XVII por orden de Luis XIV.

Mafra_02

Palacio de Mafra (Mafra, Portugal): Tampoco iban mal las cosas económicamente hablando para la familia real portuguesa, especialmente tras la llegada de enormes cantidades de oro procedentes de Brasil. Así que, lo que inicialmente iba a ser un convento fundado como agradecimiento a su esposa por haberle dado un heredero, Dom João V lo convirtió en un suntuoso palacio. Sucedía esto en la primera mitad del siglo XVIII, concretamente en la localidad de Mafra.

Salamanca_02

Plaza Mayor (Salamanca, España): En España, sin embargo, el pomposamente denominado Siglo de Oro lo era tan solo en cuanto a las artes y el poderío militar se refiere. Tanto la monarquía, como especialmente el pueblo, tenían graves problemas económicos y el auge cultural y político no redundaba en un estado de bienestar para la población. Aun así, en ese periodo y los años inmediatamente posteriores surgieron espacios monumentales tan extraordinarios como la Plaza Mayor de Salamanca, obra de Alberto Churriguera de las primeras décadas del siglo XVIII.

CatedralMurcia_19

Imafronte de la catedral de Santa María (Murcia, España): Contemporánea de aquella, la portada principal de la catedral de Murcia sustituyó a una anterior en la década de los treinta del siglo XVIII. Su diseño corrió a cargo de Jaime Bort, sobre planos de Sebastián Feringán. En realidad, para entonces el estilo rococó ya estaba plenamente impuesto en Europa y las nuevas tendencias neoclásicas a punto de aparecer. Pero cualquiera que se sitúe enfrente de esta monumental fachada-retablo no dudará un instante de su auténtica condición barroca.

Podéis ver los doce monumentos elegidos por Jordi aquí.

1 COMENTARIOS

  1. Me ha alegrado que hayas incluido Antigua como representante del barroco colonial. La verdad es que en América hay muchos ejemplos, desde México a Guatemala o Perú, pero esta iglesia de la Merced de Antigua es una maravilla. No conozco aún Múrcia, pero sabía que su catedral está entre las más bellas catedrales barrocas.
    Esta vez hemos coincidido en tres. Dudé incluir Versalles o Schonbrün. Al final me quedé con Versalles, que no podía faltar, y tu has incluido los dos. También hemos coincidido con La Fontana di Trevi. Y eso que en Roma hay un montón de fuentes que son una maravilla. Y varias de Bernini. Tampoco podía faltar la Columnata de Bernini, cuyos brazos parecen querer abrazar la Cristiandad.
    Muy buena lista y a por el próximo reto.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete
Loading