MunDandy

MunDandy

Favoritos

13+1 teatros clásicos a fe mía muy básicos

Merida_59

Resulta muy difícil afirmar donde surgió esa manifestación artística que conocemos como teatro. Existen evidencias de que ya se celebraban representaciones más o menos teatrales en China o India en tiempos ancestrales. También se escenificaban leyendas en el Antiguo Egipto, más o menos unos cuatro mil años atrás. Aunque muy posiblemente las representaciones teatrales tal y como las conocemos hoy día provengan de ritos efectuados en la antigua Grecia, en general dedicados al dios Dioniso y que se conocen como ditirambos. Bailes y música acompañaban a escenificaciones de la vida de los dioses que llegaron a convertirse en extremadamente populares y congregaban a multitud de espectadores.

Aproximadamente en el siglo V a.C. ese tronco común se separó en dos ramas diferentes, dando lugar a la tragedia y la comedia. Fue también por esa época cuando el creciente interés por las escenificaciones produjo una avalancha de espectadores que dio lugar a los escenarios teatrales tal y como los conocemos hoy día. Surgieron entonces numerosos locales, primero al aire libre, más adelante cubiertos, donde un público enfervorizado, divertido o afligido según la trama, pero siempre atento, daba rienda suelta a sus emociones. Porque, en el fondo, el motivo principal de las representaciones teatrales sigue siendo hoy día el hecho de provocar emociones al espectador.

No me declaro aficionado al teatro porque nunca lo he sido en exceso. Sí lo hago a sus escenarios, que me han provocado sensaciones de lo más diversas, desde la alegría ante lo bello hasta la tristeza ante lo tristemente poco cuidado. Hablando de teatros clásicos, aquí tenéis algunos de mis favoritos.

Epidauro_02

Teatro de Epidauro (Periferia de Peloponeso, Grecia): Edificado posiblemente en el siglo IV a.C., su propósito principal fue el de acoger las festividades conocidas como Asclepeia, en honor a Asclepio, dios de la medicina. Se trata, sin duda, del teatro antiguo mejor conservado que ha llegado hasta nuestros días y destaca por su excepcional acústica, que permitía a sus aproximadamente catorce mil espectadores seguir con fidelidad las palabras de los actores, incluso hablando en voz baja.

Merida_54

Teatro de Augusta Emerita (Mérida, España): Promovido por el poderoso Marco Agripa, el teatro de Augusta Emerita fue edificado unos quince años antes del comienzo de nuestra era. Destaca por su extraordinario frente escénico, que fue realizado ya en el siglo I y conserva buena parte de las numerosas columnas que llegó a tener. El material utilizado en la escena es principalmente mármol proveniente de la cantera almeriense de Macael, todavía a pleno rendimiento hoy día. Podía albergar a unos seis mil espectadores y en él continúan representándose obras en la actualidad.

Lyon_08

Teatro de Fourvière (Lyon, Francia): Construido aprovechando una ladera de la colina actualmente conocida como Fourvière, el teatro romano de Lyon data posiblemente de la época de Augusto. Un par de siglos más tarde fue remodelado y sometido a una ampliación con la que llegó a alcanzar unos diez mil espectadores de aforo. Más adelante fue abandonado y olvidado por completo, hasta que a mediados del siglo XIX se recuperó y fueron acometidas obras de restauración.

Macedonia_12

Teatro de Lychnidos (Ohrid, Macedonia del Norte): Una de las localidades más históricas de Europa, la macedonia Ohrid alberga un teatro que data del periodo helenístico. Fue construido en el siglo III a.C. y no está claro cuántos espectadores podía albergar, porque solamente las gradas bajas se han conservado. Al parecer, durante el periodo romano fue utilizado para luchas de gladiadores y ejecuciones de cristianos, lo que llevó a su total abandono.

Clunia_14

Teatro de Clunia Sulpicia (Municipio de Huerta de Rey, España): De origen romano, el teatro de Clunia Sulpicia fue edificado en el siglo I por órdenes del emperador Tiberio. A la manera habitual, se aprovechó la ladera de una montaña para construir la cavea, lugar donde se sitúa el graderío. Su diámetro es superior a los cien metros y podía albergar más de diez mil espectadores, hecho que lo convertía en uno de los más grandes de la Hispania romana.

Petra_10

Teatro de Petra (Gobernación de Ma’an, Jordania): El teatro de Petra constituye todo un misterio en cuanto a su datación. Parece evidente que es anterior al periodo romano que vivió la ciudad nabatea, aunque su origen permanece desconocido hasta la fecha. Podía albergar a cerca de nueve mil espectadores y fue tallado por completo en la ladera de una colina. Al contrario que otros coetáneos, su restauración es mínima y el visitante puede hacerse una idea de su diseño real.

Efeso_08

Teatro de Éfeso (Provincia de Izmir, Turquía): Originalmente helenístico, el teatro de Éfeso fue considerablemente ampliado durante el periodo romano llegando a alcanzar un aforo de veinticinco mil espectadores. De esta época son la escena y la cavea, que supera los ciento cincuenta metros de diámetro. Además de representaciones teatrales fue utilizado para otros propósitos, entre ellos las famosas arengas que San Pablo dedicó a los efesios.

Segobriga_16

Teatro de Segóbriga (Municipio de Saelices, España): Extramuros de la población romana de Segóbriga se encontraba su teatro, realizado en la ladera de una colina cercana. Está datado en la segunda mitad del siglo I y sus dimensiones eran reducidas, como corresponde a una pequeña ciudad de provincias. Destaca el buen estado en el que se ha conservado su cavea, a la que solo le falta su parte superior, posiblemente adosada al exterior del recinto amurallado.

Plovdiv_13

Teatro de Trimontium (Plovdiv, Bulgaria): Descubierto por casualidad hace menos de cinco décadas, el teatro de Plovdiv fue construido a comienzos del siglo II. Dominaba el sur de Europa en aquella época el emperador Trajano, responsable de su edificación en la antigua ciudad de Trimontium. Tenía un aforo de unos siete mil espectadores y sirvió también como anfiteatro entre otras funciones.

Arles_30

Teatro de Arelate (Arles, Francia): Erigido aproximadamente un siglo antes que el anterior, en tiempos de Augusto, el teatro de Arelate estaba situado en el centro de esta antigua civitas romana. Su cavea de un centenar de metros de diámetro podía albergar a unos diez mil espectadores sentados. Se calcula que en el fondo del escenario existían al menos un centenar de columnas corintias, de las cuales tan solo han llegado un par de ellas hasta nuestros días.

Cartagena_09

Teatro de Carthago Nova (Cartagena, España): La importancia que le dieron los romanos a la población de Carthago Nova, conquistada a los cartagineses, queda patente en la construcción de este magnífico teatro. Fue edificado en tiempos de Augusto y tenía capacidad para unos siete mil espectadores. Estuvo en uso al menos hasta el siglo III y fue abandonado tras la destrucción de la ciudad a manos de los vándalos en el siglo V.

Delfos_03

Teatro de Delfos (Periferia de Grecia Central, Grecia): Diseñado teniendo en cuenta el desnivel que presenta una ladera del monte Parnaso, el teatro de Delfos es uno de los mejor conservados de la antigua Grecia. Está datado en el siglo IV a.C. y tenía capacidad para unos cinco mil espectadores, que podían disfrutar tanto de la obra representada como de excelentes vistas sobre el vecino templo de Apolo y el valle situado más abajo.

Orange_12

Teatro de Orange (Orange, Francia): Y si comenzábamos con el teatro que mejor ha resistido el paso del tiempo de los creados en la antigua Grecia, para finalizar lo hacemos con el que probablemente sea el mejor conservado de los construidos en la antigua Roma. El teatro de Orange fue edificado en tiempos de Augusto y tenía capacidad para unos nueve mil espectadores. Mantiene en perfecto estado el frente escénico, muro situado detrás de la escena que se usaba como decorado en las representaciones. Un fabuloso escenario para dar rienda suelta al cúmulo de emociones que suele despertar cualquier obra teatral.

Actualización en marzo de 2020

Medellin_04

Teatro de Metellinum (Medellín, España): Aunque se tienen noticias de este teatro romano desde la segunda mitad del siglo XX, no fue descubierto por completo hasta hace poco más de una década. Fue construido aprovechando la ladera de una colina que dominaba la localidad y contaba con capacidad para unos mil setecientos espectadores. Dos milenios más tarde se ha recuperado su funcionalidad original y en su escena se representan obras durante el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete
Loading