MunDandy

MunDandy

Jorge Sánchez

Colinas de Chocolate (por Jorge Sánchez)

BoholJorge_01

Las Colinas de Chocolate es una de las más bellas excursiones que se pueden realizar en Filipinas. Es fácil acceder a ellas. Desde Cebú salen los barcos al puerto de Tagbilaran, en la isla de Bohol. Una vez en el puerto varios transportistas te ofrecen un día de visitas a las Colinas de Chocolate, incluyendo por el camino varias iglesias españolas, el monumento a Legazpi y un parque nacional. La excursión dura unas 8 horas y no es cara. Tras una corta estancia en el monumento dedicado al Pacto de la Sangre, entre Legazpi y el jefe de la isla de Bohol, proseguimos hacia las “Iglesias Barrocas de Filipinas (extensión)”, que están también inscritas en la lista indicativa de UNESCO y fueron erigidas por los españoles. Y hacia el mediodía alcanzamos por fin las famosas Colinas de Chocolate.

BoholJorge_02

Se puede dormir en Chocolate Hills. Allí hay un hotel y una cafetería. Yo había dormido en unos bungalows en ese mismo lugar durante mi primera visita a Chocolate Hills en el año 1982, pero este segundo viaje, en el año 2013, preferí regresar a Tagbilaran para alojarme. Esas colinas de chocolate consisten en unos 1.300 montículos cubiertos de hierba verde en la época de lluvias. Durante la estación seca la hierba cambia de color y se convierte en marrón. Con un poco de imaginación, esos 1.200 montículos se asemejan a las burbujas que producen en la olla el chocolate cocido cuando está hirviendo. El lugar es surrealista.

BoholJorge_03

De regreso a Tagbilaran el conductor paró en un parque nacional donde pudimos observar los simpáticos tarsier (o tarsero filipino, conocido científicamente como Carlito syrichta), unas criaturas adorables que viven de noche y duermen de día, aunque los guías del parque nos señalaron unos cuantos tarsier que viven de día y duermen de noche, como los humanos. Pasaría en Tagbilaran tres días con dos noches. Y, además de visitar las Colinas de Chocolate y las iglesias barrocas (dos sitios de la lista indicativa de UNESCO), aprovecharía para pasar un medio día en la playa de Panglao (otro candidato a devenir un Patrimonio Mundial). No estuvo mal mi corta estancia en la isla de Bohol, visité tres candidatos a Patrimonios Mundiales en tres días.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete
Loading