MunDandy

MunDandy

Favoritos

11 templos romanos que no debes tomar en vano

Nimes_11

Aunque con el tiempo se convirtieron en un pueblo innovador, los romanos establecieron los pilares de su desarrollo sobre el soporte que les proporcionaron otras civilizaciones. Muchas de sus creencias y tradiciones tenían su origen, por consiguiente, en ritos practicados con anterioridad por otros pueblos como los griegos, los egipcios o incluso los fenicios. En lo que a sus dioses respecta, algunos eran de origen etrusco, pueblo establecido en la península italiana con anterioridad, mientras que otros fueron adoptados de civilizaciones vecinas, cambiándoles el nombre y moldeándolos a su conveniencia. Los principales fueron Júpiter, Juno y Minerva, que formaban la denominada Tríada Capitolina, una forma de Trinidad ya presente en las religiones indoeuropeas.

Algo similar ocurrió con la arquitectura de la Antigua Roma, algunos de cuyos monumentos más significativos mostrábamos en esta entrada. La influencia inicial etrusca fue progresivamente reemplazada por la griega, hasta llegar a desarrollar ideas propias que quedaron plasmadas en grandiosas obras de todos conocidas. Un caso evidente fueron los templos, cuya estructura solía ser muy similar, incluso calcada, a los de esta última civilización, aunque con el paso del tiempo fueron adquiriendo un estilo propio que dio como resultado construcciones de planta circular donde se puso de manifiesto el uso de la bóveda.

Precisamente de templos romanos vamos a hablar aquí. Aunque es muy posible que tan solo una mínima parte de ellos hayan llegado hasta nuestros días y tan solo un puñado se conserva en buenas condiciones, constituyen uno de los testimonios más evidentes de la arquitectura de la Antigua Roma. A ello se une también el componente religioso para crear espacios que siguen teniendo plena vigencia dos milenios más tarde. Éstos son nuestros favoritos.

Evora_25

Templo de Diana (Évora, Portugal): Así llamado en referencia a la diosa de la caza, el templo de Diana de Évora fue construido en el siglo I a.C., posiblemente en tiempos de Augusto. Es probable también que estuviera dedicado al culto del propio emperador, elevado a la categoría de dios ya durante su mandato. Lo que parece evidente es que su actual denominación es errónea y hace referencia a su supuesta similitud con el templo de Artemisa en Éfeso, versión griega de la mencionada diosa romana.

Merida_03

Templo de Diana (Mérida, España): De manera similar al anterior, el templo de Diana emeritense tampoco estaba dedicado a la mencionada diosa. Es muy posible que lo estuviera al culto imperial y que en su interior se venerara una estatua del emperador bajo cuyo mandato se construyó, probablemente Tiberio. Estaba situado en el foro de Augusta Emerita, por lo que debía ser el más importante de la población, y tiene una estructura que recuerda a los templos erigidos en época de Augusto.

Brescia_11

Capitolium de Brixia (Brescia, Italia): Construido en el siglo I, este templo estaba dedicado al culto de la Tríada Capitolina. Fue construido por orden de Vespasiano, al parecer para conmemorar una de sus victorias en el campo de batalla. Destruido durante una invasión bárbara en el siglo IV, fue sepultado posteriormente por un corrimiento de tierras y no volvió a salir a la luz hasta la primera mitad del siglo XIX.

Baalbek_07

Templo de Júpiter (Gobernación de Baalbek-Hermel, Líbano): Dedicado al culto de Júpiter Heliopolitano en la antigua ciudad de Baalbek, albergaba una estatua de grandes proporciones de este dios. Su creación se remonta a la primera mitad del siglo I y es probable que fuera el templo de mayores dimensiones de todo el Imperio. Así lo indican las colosales medidas de sus columnas, que alcanzan diecinueve metros de altura y cuyo fuste supera los dos metros de diámetro.

Alcantara_04

Templo romano de Alcántara (Municipio de Alcántara, España): A pesar de su pequeño tamaño, el templo romano de Alcántara puede presumir de ser el único en la Península Ibérica que se mantiene en su estado original. Situado junto al espectacular puente que le dio nombre, fue construido a comienzos del siglo II por Gaius Julius Lacer, artífice de su vecino. Para hacer justicia el arquitecto fue enterrado en el templo, que fue dedicado por su creador a todos los emperadores convertidos en dioses.

Sufetula_06

Templos de la Tríada Capitolina (Gobernación de Kasserine, Túnez): La antigua ciudad de Sufetula puede presumir de un hecho prácticamente inaudito en el mundo romano que ha llegado hasta nuestros días. A diferencia de lo habitual, que era dedicar un único templo a la Tríada Capitolina, conserva un trío de ellos alineados. Algo similar tan solo sucede en la antigua población gaditana de Baelo Claudia, pero a diferencia de ésta los tres templos de Sufetula están bastante bien conservados.

Barcelona_27

Templo de Augusto (Barcelona, España): Tan solo se conservan cuatro columnas, pero son la prueba de que el culto a Octavio Augusto estaba extendido por todo el Imperio tras su muerte. Posiblemente fue construido en el siglo I, durante el mandato del emperador o inmediatamente con posterioridad a su fallecimiento y ocupaba un lugar preeminente en el foro de Barcino. Los restos que pueden verse en la actualidad fueron hallados en el siglo XIX, tras pasar varios siglos enterrados en el actual barrio gótico barcelonés.

Roma_08

Templo de Venus Genetrix (Roma, Italia): Se conocía como Venus Genetrix a una representación de Venus en la que se destacaba su lado maternal, por lo que era venerada como diosa de la maternidad. Numerosos templos entre los existentes en Roma han llegado hasta nuestros días en diferente estado de conservación. Éste, dedicado a la mencionada diosa, fue encargado por el mismísimo Julio César a mediados del siglo I a.C. en honor de la que era considerada uno de sus ancestros.

Baalbek_06

Templo de Baco (Gobernación de Baalbek-Hermel, Líbano): Uno de los mejor conservados del Imperio, el templo de Baco en Baalbek fue fundado en la segunda mitad del siglo II por encargo del emperador Antonino Pío. Estaba dedicado al dios del vino y conserva algunos de los mejores relieves que han sobrevivido desde la antigüedad. Estaba rodeado por numerosas columnas rematadas por capiteles corintios, de las que se mantienen buena parte elevándose hasta casi veinte metros sobre el nivel del suelo.

Vic_10

Templo romano de Vic (Vic, España): No se queda atrás en cuanto a conservación el templo romano de Vic, uno de los mejor preservados en España. No se tienen demasiadas referencias sobre él, tan solo que formaba parte de la población denominada Ausa. De su diseño se deduce que posiblemente fuera edificado en el siglo II y que su dedicación probable fuera al culto imperial, tal y como solía hacerse en esa época.

Nimes_14

Maison Carrée (Nîmes, Francia): Para terminar, hemos elegido el que probablemente sea el templo romano que en mejor estado ha llegado hasta nuestros días. Localmente conocido como Maison Carrée, hay dudas sobre su datación aunque parece claro que fue fundado en tiempos de Augusto, es decir alrededor del inicio de nuestra era. Tampoco hay constancia de la deidad a la que se rendía tributo en el recinto, aunque es posible que fuera al propio emperador o quizás incluso a alguno de sus descendientes. No importa demasiado, parece que todos los dioses se hubieran puesto de acuerdo en preservarlo para disfrute de las futuras generaciones.

2 COMENTARIOS

  1. Salvo el de Roma no he podido ver con mis ojos el resto de tu lista. Los templos clásicos son impresionantes y algunos están en muy buen estado, aunque claro abunda de todo y también los hay bastante deteriorados como el caso que mencionas de Baelo Claudia que esos si que los conozco de ir no sé cuantas veces, es una ciudad romana espectacular. Una lista muy completa que abarca templos romanos de toda la geografía del imperio.

    • Espero que algún día veas alguno de ellos porque seguro que te resultarán interesantes. Especialmente el de Nîmes es impresionante, resulta difícil creer que haya podido mantenerse en tan buen estado durante casi dos milenios. También los de Baalbek, en Líbano, merecen mucho la pena. Este país, arqueológicamente hablando, resulta de muchísimo interés para el visitante.

      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete