MunDandy

MunDandy

Favoritos

10 claustros alejados de todo fasto

Lisboa_09

De acuerdo con la R.A.E. se conoce como claustro a una galería que rodea el patio principal de una iglesia o un convento. Generalmente está porticado mediante una arquería que descansa sobre una serie de columnas. Suele tener planta cuadrada, aunque en diversos casos ésta es ligeramente rectangular. Cada uno de sus cuatro lados son popularmente conocidos como benedictos y cada galería recibe el nombre de panda. Adosados a cada panda se hallan las distintas dependencias del convento o monasterio. En el lado este se encuentran la biblioteca y la sala capitular; en el lado sur el calefactorio, refectorio y cocina; en el lado oeste la bodega; mientras que en el lado norte se halla la iglesia.

El término claustro proviene del latín medieval claustrum, que a su vez lo hace del verbo claudĕre, que significa cerrar. De este vocablo derivan palabras como enclaustramiento, tan de moda en los tiempos que corren. También lo hace clausura, regla que rige en numerosos conventos o monasterios en los que los claustros se hallan presentes. En el centro del patio rodeado por el claustro suele encontrarse un pozo, utilizado por los monjes para proveerse de agua y al que se accede por cuatro senderos en forma de cruz. El espacio sobrante en el patio suele ser rellenado con jardines, no demasiado exuberantes en general. A veces también están presentes árboles, algunos de los cuales desprenden un considerable halo simbólico.

En nuestro reto número cuarenta y tres con el gran viajero Jordi Martínez Baylach, que a su vez constituye nuestra lista de favoritos número cien, hablamos de claustros. Aquí tenéis una decena que nos han transmitido calma por su sencillez y alejamiento de toda presuntuosidad.

Lisboa_10

Monasterio de los Jerónimos (Lisboa, Portugal): Realizado en la segunda década del siglo XVI, el claustro del monasterio de los Jerónimos de Belém es un extraordinario ejemplo del manuelino. Ofrece casi todas las referencias típicas de este estilo arquitectónico, como la letra M o los característicos cabos marineros. Curiosamente, su autor no era portugués sino español. Concretamente cántabro, tierra donde nació y empezó su relación con la arquitectura el maestro Juan de Castillo.

Gerona_51

Monasterio de Sant Pere de Galligants (Gerona, España): Retrocedemos varios siglos y nos situamos en la segunda mitad del siglo XII. El claustro del monasterio de Sant Pere de Galligants fue diseñado siguiendo los preceptos del románico catalán, De pequeño tamaño, tiene planta rectangular con los lados norte y sur de mayor longitud que los lados este y oeste. Está formado por arcos de medio punto, soportados por columnas que descansan sobre un podio. Los capiteles muestran motivos vegetales en general.

Albi_06

Colegiata de Saint Salvy (Albi, Francia): Aproximadamente un siglo más tarde se construyó el claustro de la colegiata de Saint Salvy. Aunque plenamente situado ya en el gótico no dispone de arcos ojivales, manteniendo los arcos de medio punto románicos. Góticos sin embargo son los capiteles, que muestran a personas y animales junto a otros motivos vegetales. Bastante destruido en diversas contiendas, se conserva una de sus galerías en buen estado.

LaMercedMurcia_04

Claustro de La Merced (Murcia, España): Damos un salto hacia adelante en el tiempo y nos situamos en la primera mitad del siglo XVII. Fue entonces cuando vio la luz el claustro de La Merced, que pertenecía al hoy desaparecido convento homónimo. Dispone de doble arquería, conformada por arcos de medio punto de doble moldura a los que sostienen columnas toscanas. El escudo de la orden mercedaria aparece en cada una de las enjutas que forman aquellos.

Batalha_20

Monasterio de Santa María de la Victoria (Batalha, Portugal): Volvemos atrás de nuevo, concretamente a la primera mitad del siglo XV. De esa época es el denominado Claustro Real, desarrollado por David Huguet, arquitecto al parecer de origen irlandés que introdujo el gótico flamígero en Portugal. El monasterio de Batalha ofrece también el conocido como Claustro de Alfonso V, que fue diseñado unas décadas más tarde. Mucho más austero, se ajusta más al gótico clásico y fue el primer claustro de doble planta construido en el país lusitano.

Huesca_28

Claustro de San Pedro el Viejo (Huesca, España): Bastante antes, durante la primera mitad del siglo XII, había sido fundado en Huesca el monasterio de San Pedro el Viejo. Su claustro románico tiene planta rectangular, con arcos de medio punto sustentados por dobles columnas que se elevan desde un podio. Cuenta con unos cuarenta capiteles, la mitad de ellos originales y el resto reproducciones realizadas en el siglo XIX.

Tomar_61

Convento de Cristo (Tomar, Portugal): Los monasterios y conventos portugueses se caracterizan por tener más de un claustro. Si el monasterio de Batalha tenía dos, más uno destruido por los franceses a comienzos del siglo XIX, el convento de Cristo de Tomar tiene nada menos que ocho. Todos ellos fueron construidos entre los siglos XV y XVI y muestran diferentes estilos arquitectónicos. El principal es el denominado Claustro de Juan III, que fue iniciado por el ya mencionado arquitecto cántabro Juan de Castillo. Posteriormente fue rediseñado y concluido en estilo manierista por Diogo de Torralva.

San_Juan_de_Duero
Crédito: Txo

Claustro de San Juan de Duero (Municipio de Soria, España): Retornamos al pasado, puesto que fue en el siglo XIII cuando se construyó el claustro de San Juan de Duero. Formaba parte del monasterio homónimo, situado junto al río Duero cerca de la ciudad de Soria, que fue destruido tras ser abandonado en el siglo XVIII. Se trata posiblemente del claustro románico más innovador que se conserva, con cuarenta y cuatro arcos túmidos que se entrecruzan entre sí. Sus cuatro chaflanes están rematados con arcos califales, hecho insólito en su estilo.

Alcobaca_27

Monasterio de Santa María (Alcobaça, Portugal): Hasta cinco claustros tiene el imponente monasterio de Santa María, situado en la localidad lusa de Alcobaça. El más representativo es el llamado Claustro del Silencio, construido en la primera década del siglo XIV. Está considerado uno de los mayores claustros cistercienses de Europa y su planta inferior es típicamente gótica, como lo demuestran sus arcos ojivales. Por su parte, la planta superior fue construida en el siglo XVI y se encuadra ya en el estilo manuelino. ¿Y a que no sabéis quien fue el encargado de las obras de esta última? Lo habéis adivinado: el cántabro Juan de Castillo.

Silos_08

Monasterio de Santo Domingo de Silos (Santo Domingo de Silos, España): Considerado una de las obras maestras del románico español, el claustro de Silos muestra todo un despliegue de escultura románica en sus sesenta y cuatro capiteles. Tiene planta rectangular, de treinta y tres por treinta metros, conformada por arcos de medio punto que descansan sobre columnas de doble fuste. El nivel inferior se edificó seguramente a caballo de los siglos XI y XII, mientras que el superior lo fue probablemente a finales de este último siglo. En su interior, un magnífico ejemplar de ciprés de treinta metros de altura da la bienvenida al visitante desde hace unos ciento treinta años.

Podéis ver los diez claustros elegidos por Jordi aquí.

1 COMENTARIOS

  1. Muy buena y variada esta lista. Sobretodo en cuando a estilos. He de reconocer que no conozco varios de ellos. Por ejemplo, los de Soria y Murcia. Será un buen motivo para visitar estas tierras. Me ha encantado que incluyeses el Monasterio de Sant Pere de Galligants de Girona, una ciudad que me encanta especialmente y donde no me importaría vivir.
    Reto completado. A ver si pasado vacaciones nos atrevimos con algún otro!

Responder a jordi (milviatges) Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete
Loading