MunDandy

MunDandy

Favoritos

15 ríos que siento algo míos

Mekong_43

El apego que siempre he sentido hacia los ríos me ha acompañado desde mi más tierna infancia. Ya siendo muy niño me quedaba absorto mirando hacia ellos y viendo el agua pasar, con la certeza de estar disfrutando de un momento efímero que jamás volvería a repetirse. El discurrir de la corriente me proporcionaba segundos irrepetibles, que, en el fondo, no dejaban de ser una metáfora del paso del tiempo. Independientemente de los años transcurridos, pocos fenómenos de la naturaleza me han proporcionado una lección de vida como ese fluir sin pausa, ese instante perecedero que debe saborearse en ese instante, valga la redundancia, ante la certeza de que nunca volverá.

Como veo que, una vez más, estoy haciendo uso de la cursilería y el sentimentalismo, aquí van algunos datos prácticos sobre estos inacabables cursos de agua. Aunque el número de ríos existentes en el mundo, independientemente de su longitud y su caudal, es casi infinito, tan solo existen aproximadamente ciento ochenta que superan el millar de kilómetros de longitud. De ellos, tan solo uno, el Tajo, se encuentra en la Península Ibérica. Aunque existen discrepancias sobre cual es el río más largo del mundo, no las hay en cuanto al caudal. El río más caudaloso del mundo es el Amazonas, con mucha diferencia. Una de cada cinco gotas de agua fluvial del Planeta Tierra sigue su curso. El río más profundo del mundo es el Congo, cuya profundidad llega a superar con creces los doscientos metros. Y el más sagrado no es otro que el Ganges, que sirve como sepulcro a millares de fieles hinduistas cada año.

Tras la cursilería y los datos siguen las experiencias. Los abajo figurantes son algunos de mis ríos favoritos, entre los centenares que he contemplado absorto alguna vez en mi vida.

Alcantara_08

Tajo: Si hay un río vinculado a mi niñez, ése es el Tajo, tanto en su curso español como en el portugués. Aunque supera por muy poco el millar de kilómetros de recorrido se trata del más largo de la Península Ibérica y uno de los más característicos de Europa. Las diferentes civilizaciones establecidas a lo largo de su curso dan buena fe de ello.

ElCairo_12

Nilo: A pesar de que las últimas hipótesis sostienen que el río más largo del mundo es el Amazonas, no se debe menospreciar al Nilo en absoluto. En sus casi siete mil kilómetros de longitud atraviesa siete estados africanos y está rodeado de innumerables leyendas. Es el único de los grandes que fluye de sur a norte y aunque mi experiencia con él es escasa me dejó asombrado de su poderío cuando lo vi en El Cairo.

Mekong_17

Mekong: Río más poderoso del Sudeste Asiático, el Mekong resulta fundamental para diversos países a lo largo de sus casi cinco mil kilómetros de recorrido. Tuve oportunidad de navegar sus aguas color chocolate durante un tramo en Laos y resultó una experiencia apasionante, aunque no me hubiera hecho gracia alguna caer por la borda.

RepublicaDominicana_19

Chavón: Completamente opuesto a los anteriores, el río Chavón circula por un rango de apenas una veintena de kilómetros al sur de la República Dominicana. Su recorrido transcurre rodeado de una lustrosa vegetación tropical elegida para rodar los exteriores de alguna obra maestra del cine y que tuve ocasión de admirar cuando navegué por sus aguas.

Australia_16

Daintree: Aunque para exuberante vegetación, la que rodea al río Daintree. De aproximadamente cien kilómetros de longitud, atraviesa parte del estado australiano de Queensland abriéndose paso en medio de uno de los bosques lluviosos más primitivos del Planeta. Mientras lo navegaba hube de estar pendiente de sus famosos cocodrilos, que no dudan en saltar a veces a bordo de las embarcaciones.

Rhin_01

Rhin: Probablemente el río con el que me he cruzado en un mayor número de países, guardo al Rhin una enorme consideración. Desde su nacimiento, lo he admirado en Liechtenstein, cerca de Constanza, en Basilea, junto a Estrasburgo y en Colonia. He sentido de cerca sus aguas en su tramo medio y he asistido a su despedida en Rotterdam. Todo un viejo amigo al que tengo un enorme cariño.

Carabane_07

Casamance: El río Casamance fluye hacia el oeste durante más de trescientos kilómetros hasta su encuentro con el Océano Atlántico. En su desembocadura forma un interesante estuario, que tuve el placer de cruzar en barca para llegar hasta algunas de sus islas. Da nombre a la región sur de Senegal y en sus orillas se encuentra la ciudad de Ziguinchor, capital de la misma.

RioMono_02

Mono: Algo más al sur, el río Mono nace en el límite entre los estados de Benín y Togo. Se interna en el territorio de este último y, tras varias decenas de kilómetros en los que sirve como frontera entre ambos, desemboca en el golfo de Guinea. Su trayectoria se prolonga durante unos cuatrocientos kilómetros, resultando de especial interés su tramo final, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Avinon_22

Ródano: Volviendo a Europa, el río Ródano se prolonga desde los Alpes hasta el Mediterráneo durante unos ochocientos kilómetros, trescientos de ellos en territorio suizo y el resto en Francia. Me he topado con él en las ciudades de Ginebra, Aviñón, Arles y Lyon, y siempre me ha cautivado su poderío. Destaca además el interesante patrimonio cultural que albergan sus orillas.

Hotin_02

Dniester: No menos interesante históricamente hablando, el río Dniester recorre más de mil trescientos kilómetros al este del continente europeo. Tradicional frontera entre territorios, de su agitado pasado quedan muestras como la fortaleza de Kamianets-Podilskyi o la de Khotyn, en la actualidad en territorio ucraniano, pero de origen moldavo.

SanPetersburgo_26

Neva: Casi en vertical sobre éste, aunque a una latitud muy superior, el río Neva constituye el desagüe natural del lago Ladoga hacia el mar Báltico. A pesar de sus escasos setenta y cinco kilómetros de recorrido no debe subestimarse su poderío, no en vano es el tercer río más caudaloso de Europa, tras el Volga y el Danubio. Hace muchos años viví la experiencia de navegar sus aguas en la maravillosa y nocturna San Petersburgo.

Asuncion_02

Paraguay: Con sus más de dos mil quinientos kilómetros de recorrido, el río Paraguay es uno de los más largos de América y eso que se trata tan solo de un afluente del río Paraná. Nacido en territorio brasileño, sus aguas bajan calmas, hecho que pude apreciar en la ciudad de Asunción. Tan tranquilo se lo toman que se calcula en más de seis meses el tiempo que tardan en recorrer la distancia que separa su cabecera de su desembocadura.

AmuDarya_03

Amu Darya: Aproximadamente la misma longitud recorre el río Amu Darya desde su nacimiento en la cordillera del Pamir hasta su desembocadura en lo que anteriormente fue el mar de Aral. Darya significa río en persa, mientras que Amu refiere a una antigua ciudad medieval hoy denominada Türkmenabat. Me encontré con él en diversas ocasiones, tanto en el desierto de Karakum como en su triste final, y siempre admiré su grandeza.

SyrDarya_02

Syr Darya: A la manera del Tigris y el Éufrates, el Amu Darya tiene un compañero de viaje. Es conocido como Syr Darya y, si consideramos parte de él al río conocido como Naryn en Kirguistán, supera a su hermano de largo pues alcanza los tres mil kilómetros de recorrido. Desemboca en el lado kazajo del mar de Aral y tuve la suerte de cruzarme con él en la planicie de Tayikistán.

Calarasi_09

Danubio: Pocos ríos han sido tan elogiados por poetas, escritores y hasta músicos como el Danubio. Y casi ninguno ha tenido una influencia tan grande en los diez países que atraviesa a lo largo de sus dos mil ochocientos cincuenta kilómetros de trayectoria, de los cuales más de mil forman parte de Rumanía. Tras encontrármelo en diferentes oportunidades, no pude evitar sumergirme en sus aguas la última de ellas. Pude así retrotraerme a mi querida infancia, cuando el hecho de bañarse en un río formaba parte de nuestra cultura y se veía tan natural como lo es ahora el hacerlo en esos agujeros clorados que llaman piscinas.

2 COMENTARIOS

  1. Buenas Florencio,
    Hemos hablado en alguna ocasión a través de esta cajita de comentarios, pero en tu anterior blog.
    En primer lugar, felicitarte por este formato de entradas -he leído más de dos y más de tres- en las que combinas la información con tu experiencia personal porque, además de interesantes, me resultan entretenidas.
    En segundo lugar, y de verdad que no quiero “enmendarte la plana”, querría hacer una pequeña apreciación porque comentas que el Nilo es el único río de los grandes que fluye de sur a Norte, pero este mismo fenómeno ocurre durante época de monzones en los ríos Sap ( o Sab) y Mekong ( o en la parte del Mekong que es el Sap), que invierten el sentido de la corriente y, en lugar de arrojar agua al Mar de la China, devuelven el agua al Norte. Parece ser que esto se debe a la abundancia de lluvias entre junio y diciembre, lo que crea un crecimiento del volumen de las aguas que, literalmente, son rechazadas por el mar y buscan un lugar donde extenderse, y por eso, el Lago Tonle Sap aumenta hasta diez veces su tamaño.
    A lo mejor, no has incluido el fenómeno contando con el Mekong porque no consideras a la parte del Sap como “grande”. No lo sé. Y estoy casi segura que conocías este detalle, pero bueno, me ha parecido interesante realizar la aportación, que espero que no te moleste y, de seguro, que tendrás un motivo para no haberla incluido.
    Un saludo

    • Te agradezco mucho tus palabras. Disculpa el retraso en contestarlas.

      A lo que me refería con el flujo del Nilo es que éste sucede durante todo su curso. La reversión del flujo del agua en el río Sap es un fenómeno diferente y, si no estoy equivocado, único en el mundo. Pero el Nilo sigue una trayectoria poco frecuente, puesto que al contrario que el resto de grandes ríos es prácticamente vertical y de sur a norte es más infrecuente aún.

      Muchas gracias por tu aportación y un saludo.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al tanto de nuestras actualizaciones? Suscríbete